Plasma rico en plaquetas para estimular colágeno

Una piel sin luminosidad: Renueva el colageno con plasma rico en plaquetas

El plasma rico en plaquetas (PRP) es un método ambulatorio de regeneración celular que se utiliza en el rejuvenecimiento de la piel y consiste en el uso de una pequeña cantidad de sangre del paciente, la cual se somete a un proceso de centrifugado donde se separan las plaquetas. Posteriormente, el plasma rico en plaquetas (PRP) es reinyectado al paciente para que por medio de la liberación de factores de crecimiento, se estimule la producción de colágeno, proteínas y regeneradores celulares.

El plasma rico en plaquetas (PRP) es un tratamiento rápido que requiere sólo de 15 minutos y se aplica de manera intradérmica o por mesoterapia, favoreciendo así el rejuvenecimiento de la piel. El efecto del plasma rico en plaquetas (PRP) es tan seguro que durante muchos años se ha usado para la regeneración de tejidos en la medicina quirúrgica, para el sellamiento de heridas y propiciar la aceleración en la asimilación de injertos.

El plasma rico en plaquetas (PRP) no tiene efectos adversos ni contraindicaciones, pues tiene origen en el cuerpo del mismo paciente. Se aconseja que el paciente que se realice el plasma rico en plaquetas, no consuma medicamentos antiplaquetarios una semana antes y después de la aplicación del tratamiento con plasma rico en plaquetas.

Según los expertos, para mejores resultados se recomienda tener tres sesiones del plasma rico en plaquetas el primer año y refuerzos periódicos. Los resultados del plasma rico en plaquetas (PRP) dependen del tipo de piel, la edad del paciente y los hábitos del mismo. Entre los beneficios del plasma rico en plaquetas (PRP) está lograr iluminar y revitalizar el rostro, atenuar las arrugas y disminuir las imperfecciones de la piel.